domingo, 31 de diciembre de 2006

Este año, amigos, me he regalado este blog.

Para que compartas conmigo si te sientes solo

o si sólo quieres hablar.

He puesto un par de imágenes que espero sean intrigantes para ti;

pero sobre todo quiero con estas líneas desear QUE ÉSTE SEA TU AÑO.



Y como no puedo despedirme hoy sin darte un regalo navideño,
aquí va uno de los más hermosos poemas amorosos de la lengua española:


Amor constante más allá de la muerte


Cerrar podrá mis ojos la postrera

sombra, que me llevare el blanco día,

y podrá desatar esta alma mía

hora, a su afán ansioso linsojera;

mas no de esotra parte en la ribera

dejará la memoria en donde ardía;

nadar sabe mi llama la agua fría,

y perder el respeto a ley severa;

Alma a quien todo un Dios prisión ha sido,

venas que humor a tanto fuego han dado,

médulas que han gloriosamente ardido,

su cuerpo dejarán, no su cuidado;

serán ceniza, mas tendrán sentido.

Polvo serán, mas polvo enamorado.

Francisco de Quevedo

1 comentario:

egg dijo...

Bienvenid@ a la criollosfera